lunes, 9 de julio de 2012

Enredadera (22)

Volví a casa y miren lo que encontré. Es solo una foto al paso, para mostrarles qué quedó de mi planta multicolor, y qué gris y marrón está todo ahora. Y la enredadera ya está casi está pelada. Solo quedan las manitos que le gustan a Betina Z. Aunque del otro lado de la pared, todavía hay un pequeño foco de resistencia, una hilera de pequeñas pero tenaces hojas verdes.




3 comentarios:

Betina Z dijo...

No importa: el hechizo de esta enredadera perdura aun en su desnudez, en su no color, en la huella de lo que fue... y en sus manitos, que persisten en su amor por esa pared! :)

Besos, Flavia

ps: quería contarte que- de puro caradura- hace poquito abrí un nuevo blog, solo de fotos:http://loquevebetina.blogspot.com.ar. Y te lo cuento porque tu blues marino y tu fotonovela de aprendizaje fueron grandes estímulos para animarme a hacerlo. (y para seguir aprendiendo). Gracias!

Flavia dijo...

Gracias, Betina!

Me encantó tu blog. En cuanto me libere de un laburo que me tiene atada al escritorio, me voy a poner a mirarlas con detenimiento y a comentarlas.

Esas hojas rojas que sacaste me encantaron!

Felicitaciones por el blog y sus fotos!

Besos,

Flavia

Betina Z dijo...

Muchas gracias, Flavia, qué bueno que te gustó! Cuando tengas tiempo, me va a encantar leer tus comentarios.

Beso grande