martes, 7 de agosto de 2012

La pobre enredadera

Recomenzaron los trabajos de la obra de al lado. ¿Qué será de la enredadera?

Por lo pronto, las perritas se quedaron sin sol en el jardín, por culpa de esa pared anaranjada.





3 comentarios:

Daniel Rodriguez dijo...

Respecto de la pared anaranjada la opción es clara, imperativa: "mudate"

respecto de la foto

me gusta, es un punto de vista geo-arqueológico, con una marcación clara de la capas de sedimentación que a la postre permiten seguir los períodos constructivos de tu barrio

cariños

da

Daniel Rodriguez dijo...

También veo que te atreviste a meterle mano al blog. Era hora...

besos

da

Flavia dijo...

No nos mudamos más. Es lindo vivir frente al mar, aunque sea con un paredón en el jardín. Les tendremos que construir una casa a las perras atrás, para que puedan tener más comodidades, las pobres.

Bueno, te espero en San Clemente. ¿De verdad que venís el otro fin de semana?

Besos